Ecologia emocional. Una respuesta para conseguir el equilibrio


Ecología emocional

Una respuesta para conseguir el equilibrio

Por M. Merce Conangla

El viejo cacique de la tribu, que estaba teniendo una charla con sus nietos acerca de la vida, les dijo:

– Una gran pelea está ocurriendo dentro de mí, una pelea entre dos lobos. Uno de los lobos es maldad, temor, ira, celos, envidia, dolor, rencor, avaricia, arrogancia, culpa, resentimiento, mentira, orgullo, egolatría, competitividad y superioridad. El otro es bondad, valor, alegría, paz, esperanza, serenidad, humildad, dulzura, generosidad, ternura, benevolencia, amistad, empatía, verdad, compasión y amor. Esta misma pelea está ocurriendo dentro de ustedes y dentro de todos los seres humanos de la Tierra.

Los niños quedaron en silencio por un minuto y después uno de ellos preguntó a su abuelo:

– ¿Y cuál de los dos lobos crees que ganará?

El viejo cacique respondió simplemente:

– Ganará el lobo que alimente.

En nuestro mundo emocional existe una continua lucha entre estos dos “lobos”, que representan dos tendencias: la que nos empuja hacia la violencia y la destrucción y la que nos mueve a amar, cuidar y crear. Nadie nace educado emocionalmente. Este aprendizaje se puede hacer mejor o peor, pero es peligroso dejarlo al azar puesto que nos jugamos nuestro equilibrio y nuestra felicidad. Desde nuestra infancia aprendemos a gestionar nuestras emociones a partir de las influencias y modelos que nos proporciona nuestro entorno. Así, lentamente, vamos construyendo “nuestros hábitos del corazón”, unos cimientos que van a determinar si el edificio de nuestra vida emocional se
levanta recto o torcido, firme o desequilibrado. La lucha entre “los dos lobos” provoca un caos interior que nos crea malestar. A menudo improvisamos, tanteamos, caemos, y probamos soluciones que empeoran nuestro sufrimiento.

En otras ocasiones tenemos éxito y, entonces, nos sentimos bien: hemos hallado la respuesta emocionalmente más ecológica e inteligente. Estamos convencidos de que gran parte de nuestro sufrimiento es evitable y derivado, en buena medida, de una incorrecta gestión emocional. Tal y como dice el cuento, “alimentar el lobo bueno” es una decisión que nos reportará armonía y equilibrio vital, pero es una decisión que requiere esfuerzo, disciplina, perseverancia, voluntad y mucho amor. No obstante, incluso si estos fundamentos del corazón se han colocado inicialmente mal, podemos plantearnos, ya adultos, efectuar reformas a fondo.

Paralelismo entre la ecología y el mundo afectivo.

Todos generamos diariamente basuras en nuestro domicilio. Imaginad que cada día cogemos las bolsas llenas de deshechos, las atamos muy bien y las vamos apilando en una habitación de casa. Ahora bien, nos encargamos de cerrar muy bien la puerta de esta habitación. Y así, día tras día. Almacenamos la basura y cerramos la puerta. ¿Qué creéis que ocurriría? Fácil: empezaría a oler mal toda la casa y bien seguro que llegaría un momento en que la vida allí sería imposible para nosotros y también para los vecinos que, seguramente, se quejarían.

– ¡Qué conducta tan estúpida! – diréis. ¿A quién se le ocurre? ¡La basura se descompone! Todos sabemos cuál es la conducta adecuada: llevar a diario nuestras basuras al contenedor más próximo a fin de que sean recogidas y gestionadas (unas recicladas, otras quemadas, otras ..) Puro sentido común. No obstante, ¿qué hacemos, a veces, con determinadas emociones? Pues las escondemos, las apilamos, dejamos que “se pudran” sin deshacernos de ellas y permitimos que contaminen nuestra casa interior. No somos conscientes de que, cuando nuestro interior está contaminado, “el mal olor” sale fuera y también molesta a nuestros vecinos. Deducimos pues que es preciso eliminar diariamente nuestras “basuras emocionales” sin permitir que se acumulen ni acaben contaminando. Ya lo decía Gandhi: Si cada día nos arreglamos el cabello…¿por qué no hacemos lo mismo con el corazón?

CONTINUAR LEYENDO

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: